16 ene. 2019

Cuento corto - El Barquero Inculto.



Se trataba de un joven erudito, arrogante y engreído. Para cruzar un caudaloso río de una a otra orilla tomo una barca. Valiente y sumiso, el barquero comenzó a remar con diligencia. 

De repente, una bandada de aves surco el cielo y el joven pregunto al barquero - Buen hombre, ¿has estudiado la vida de las aves?

- No, señor - repuso el barquero.

- Entonces, amigo has perdido la cuarta parte de tu vida. Pasados unos minutos, la barca se deslizo junto a unas exóticas plantas que flotaban en las aguas del río. El joven pregunto al barquero.

-Dime, barquero ¿has estudiado botánica?

- No señor, no sé nada de plantas.

-Pues debo decirte que has perdido la mitad de tu vida - comento el petulante joven.

El barquero seguía remando pacientemente. El sol del mediodía se reflejaba luminosamente sobre las aguas del río. Entonces el joven pregunto:

-Sin duda, barquero, llevas muchos años deslizándote por las aguas. ¿Sabes por cierto algo de la naturaleza del agua?

-No señor, nada se al respecto. No se nada de estas aguas ni de otras.

-¡Oh, amigo! exclamo el joven-. De verdad que has perdido las tres cuartas partes de tu vida.

Súbitamente la barca comenzó a llenarse agua. No había forma de achicar tanta agua y la barca comenzó a hundirse. Él barquero preguntó al joven.

-Señor ¿sabes nadar?

-No, repuso el joven.

-Pues me temo señor que has perdido toda tu vida.

Fin.  


Ramiro de la Calle

7 ene. 2019

Quiero ser un cuentacuentos.







Las cualidades que debe tener y reforzar un buen narrador oral son: la imaginación, capacidad de improvisar, empatía con las personas, confianza en ti mismo, cultura lectora, ampliar tu vocabulario, presencia escénica, una buena oratoria y mucha creatividad.

Para desarrollar todas estas habilidades el entrenamiento es bueno, pero también buscar mejorar con ayuda de profesionales con talleres, seminarios y clases de oratoria, interpretación, teatro, expresión corporal, entre otras actividades que fortalezcan tu puesta en escena.


Ampliar tu creatividad, confiar en ti mismo en tu talento, sin dejar de escuchar a los demás, rodearte de personas del mismo oficio o que puedan hacer críticas constructivas hacia tu trabajo.

Luchar por encontrar tu propia voz, tu estilo, eso que te hace diferente a los demás y no tengas miedo de mostrarlo.

¿Dónde puedes ejercer?

Los proyectos de cuenta cuentos están muy relacionados con los niños, ellos son una parte muy importante en esta carrera, pero no solo ellos necesitan de los cuentos para olvidar por un rato los problemas de este mundo. Estos son algunos lugares que puedes tener en cuenta para tu proyecto como narrador oral: bibliotecas populares, museos, teatros, cafés, instituto de menores, cárceles, hospitales, escuelas, ferias, plazas.

Uno de las puntos más importantes para ser un excelente narrador oral es acudir a presentaciones de cuentacuentos, así aprenderás nuevas técnicas apoyando a los demás artistas que dedican su vida a este maravillosa profesión. Y no tengas miedo de preguntar, seguro cualquiera de ellos estará dispuesto a orientarte y prestar su apoyo a tu talento, pero ojo esto si realmente lo haces con pasión sincera.